La Actividad de los Karmapas

Karmapa significa “el que lleva consigo la actividad de Buda” o “el cuerpo de todas las actividades de Buda.” Los Karmapas se han encarnado en la forma de Nirmanakaya, o cuerpo manifestado, por diecisiete vidas, como la del presente, y todos ellos han asumido el papel más importante a la hora de preservar y propagar las enseñanzas de Buda en el Tibet. Aun así, más allá de las diecisiete manifestaciones, la llegada de un maestro que sería conocido como el Karmapa, fue profetizada por el mismo Buda Sakyamuni y el gran maestro tántrico, Guru Padmasambhava.  A través de los siglos, el Karmapa ha sido la figura central en la continuación de linaje Vajrayana en general, y del Linaje Kagyu en particular, y ha tenido un rol muy importante en la preservación del estudio y práctica de los linajes Budistas.

Referencia Histórica

Las profecías mencionadas a continuación fueron recopiladas por Rinchen Palzang y aparecen en su obra titulada The all-Illuminating Mirror, un Índice del Monasterio de Tsurphu.

 

En el Sutra Samadhiraja (El Rey del Sutra Samadhi) se dice:

Dos mil años después de mi desaparición,
las enseñanzas se divulgarán el la tierra de los de la cara roja,
quienes serán los discípulos de Avalokita.
[En ese tiempo,] aparecerá el Bodhisattva Simhananda, conocido como “Karmapa”.
Poseyendo maestría sobre el samadhi, Él apaciguará a los seres,
y los instalará en el gozo, mirándolos,
escuchándolos, recordándolos y tocándolos.

Del Sutra Lankavatara (Descenso en el Sutra Lanka):

Vistiendo hábitos monásticos y una corona negra,
Él beneficiará constantemente a los seres,
hasta que las enseñanzas de mil budas desaparezcan.

Del Tantra Mulamañjushri (El Tantra Raíz de Mañjushri):

Apodado con un nombre comenzando con la sílaba “Ka” y finalizando con “Ma”,
aparecerá un ser humano que ilumina las enseñanzas.

La llegada del Karmapa también fue profetizada por el gran mahasiddha indio Padmasambhava en varias termas.

El Buda Karmapa

Desde el punto de vista de la esencia absoluta, se  menciona que el Karmapa adquirió la iluminación hace mucho tiempo como un Buda llamado Shenphen Namrol. En el futuro, cuando aparecerá como el sexto Buda de este afortunado Eón, será conocido como Trukpa Sengye, siendo siempre inseparable del presente Buda, Sakyamuni.

Desde el punto de vista relativo, Él se manifiesta como el décimo nivel (bhumi) Bodhisattva y como una emanación de Avalokiteshvara o Chenrezi. Los Karmapas se han manifestado en distintas emanaciones a través de los siglos. Algunas de las manifestaciones más prominentes de los Karmapas son el Gran Brahmin Saraha y Padmasambhava en la India y muchas otras emanaciones en el Tibet, quienes sustentaron y propagaron las enseñanzas de Buda, beneficiando a innumerables seres. Sin embargo, sólo una única manifestación en la forma Nirmanakaya de las sucesivas encarnaciones ha aparecido en distintos tiempos y en todos los casos esta manifestación ha constituido el más destacado maestro Tibetano de la historia del Budismo. El Karmapa es el primer lama cuyas sucesivas líneas de encarnación fueron reconocidas, y  desde su primera manifestación en el Siglo XI ha continuado manifestándose hasta el día de hoy.

El rol del Karmapa

Los Karmapas no sólo han tenido un papel instrumental en el Linaje Kagyu, sino además en otras escuelas budistas Vajrayana del Tibet. Por ejemplo, el III Karmapa Rangjung Dorje asumió un papel decisivo en la preservación y desarrollo de la tradición Nyingthik del linaje Nyingma. El IV Karmapa Rolpe Dorje reconoció las destacadas cualidades y el potencial de Je Tsongkhapa, el fundador de la escuela Gelukpa, y se convirtió en su primer preceptor. Desde el VII hasta el IX, los Karmapas contribuyeron a la preservación y continuidad de los Sutras, Tantras, y del linaje Mahamudra  de la escuela Kagyu. El XIV Karmapa tomó parte en la preservación y continuación del linaje Shangpa Kagyu, que estuvo a punto de extinguirse, y además tuvo la visión de un movimiento no-sectario en el Tibet, emprendido por su discípulo del corazón, Jamgon Kongtrul Rinpoche , a quien brindó su apoyo. El XV Karmapa, Khakhyap Dorje, participó en la preservación y continuación de la tradición ‘Terma’ del linaje Nyingma, y el XVI Karmapa, Rangjug Rigpe Dorje, fue uno de los más remarcables maestros Budistas Tibetanos de nuestro tiempo, jugando un papel decisivo en la preservación y continuación de varios de los linajes budistas tibetanos en el exilio.

Su Santidad el XVI Gyalwa Karmapa dedicó la mayor parte de su actividad a la conservación de las escrituras, especialmente al Kagyur, las palabras del propio Buda (108 volúmenes), y al Tengyur, traducciones de los comentarios de los maestros indios sobre las palabras de Buda (214 volúmenes). Su Santidad reimprimió la edición “Derge” en Nueva Delhi y distribuyó el Kagyur gratuitamente a todos los monasterios tibetanos en India, Nepal, Bhután, Tibet y USA, y el Tengyur a todos los monasterios a bajo coste de impresión. Esto constituyó un hecho histórico de Su Santidad, puesto que nunca antes ningún maestro tibetano del pasado había distribuido gratuitamente el Kagyur a todos los monasterios. Su Santidad también asumió la tarea de preservar los escritos de grandes maestros tibetanos, incluyendo los trabajos accesibles de los Karmapas,  propagándolos durante su exilio en la India a través de enseñanzas, transmisiones e imprimiendo las escrituras.

(Extraído de la página Web: www.kagyuoffice.org  y traducido por Trikaya)