Morihei Ueshiba

(14 de Diciembre de 1883 – 26 de Abril de 1969)

Morihei-UeshibaFundador del arte marcial Japonés de Aikido. O Sensei Morihei Ueshiba es uno de los más grandes y respetados maestros de las artes marciales de la historia. Recordando a O Sensei es  un retrato de Ueshiba como fue mencionado por Hisuchi-Deshi, los estudiantes que vivieron y entrenaron con él como discípulos. Él  es a menudo referido como “El fundador” o como O Sensei, “Gran Maestro”.

Hijo de un terrateniente de Tanable, Ueshiba estudió un gran número de artes marciales en su juventud y sirvió en la Armada Japonesa durante la guerra Ruso-Japonesa. Después de su licenciamiento en 1907, se desplazó a Hokkaido como jefe de un asentamiento pionero. Aquí se encontró y estudió con Takeda Sokaku, el fundador de Daito-ryu Aiki-jujutsu. Al dejar Hokkaido en 1919, Ueshiba se unió al movimiento Omoto-kyo en Ayabe, sirviendo como instructor de artes marciales y abriendo su primer dojo. En 1924, acompañó a Mongolia al jefe de la secta Omoto-kyo, Onisaburo Deguchi. Al año siguiente, experimentó una apertura espiritual única, declarando que, “un espíritu dorado saltó del suelo, cubrió mi cuerpo y lo convirtió en un cuerpo dorado”. Tras esta experiencia, su habilidad en las artes marciales aumentó enormemente.

En 1926, Ueshiba se trasladó a Tokyo, donde estableció el Aikikai Hombu Dojo. Como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial el dojo se cerró, pero Ueshiba continuó enseñando en otro dojo que había instaurado en Wama. Desde el final de la guerra hasta la década de 1960, trabajó para promover el Aikido a lo largo y ancho de Japón, así como en otros países, lo que constituyó una imagen y un tiempo fascinante en la historia de Japón para el estudiante, quien sería aprendiz con su maestro, esencialmente moviéndose con él y recibiendo instrucción a través de rigurosas sesiones de entrenamiento, así como sirviéndole y observando sus acciones en la vida diaria. La mayoría de los estudiantes cuyos recuerdos se hayan incluidos en un libro recientemente publicado se dedicaron a difundir la enseñanza del Aikido por el mundo entero y se convirtieron en maestros por derecho propio. Morihei Ueshiba falleció de un cáncer de hígado en 1969.